pedir una hipoteca

Vivienda sin ruido, hogar saludable

Vivienda sin ruido, hogar saludable

La contaminación acústica tiene efectos negativos sobre la salud, por lo que invertir en una vivienda sin ruido, con mejores materiales aislantes y electrodomésticos que emitan pocos decibelios redunda en nuestro bienestar.

Escuchar los motores de los coches, la cisterna del vecino, sus pisadas por la noche e, incluso, sus conversaciones puede llegar a ser muy estresante. La contaminación acústica tiene efectos perjudiciales sobre la salud. Desde trastornos puramente físicos, como la pérdida progresiva de audición, hasta irritación y cansancio que afectan a nuestra vida diaria y a nuestro rendimiento laboral, la lista de consecuencias de la contaminación acústica es muy elevada.

Las ciudades están llenas de ruidos que no podemos evitar cuando salimos de casa. Sin embargo, sí podemos luchar contra esas interferencias dentro del hogar. Según datos del Instituto nacional de Estadística (INE), en España, el 15,9% de los hogares sufre ruidos procedentes de los vecinos o de la calle. Por eso, las viviendas sin ruidos juegan un papel tan importante contra los efectos de la contaminación acústica.

Una vivienda sin ruido para un hogar saludable

Cuando llegamos a casa, lo que queremos es relajarnos y disfrutar de nuestro tiempo libre. Un nivel sonoro elevado procedente de la calle o de los vecinos puede producir insomnio, estrés, irritabilidad, disminución de la concentración, cansancio, dolor de cabeza, alteraciones en el sistema inmunológico y problemas de estómago, entre otros. En los casos más graves, puede llegar a ocasionar alteración de la presión arterial y estados depresivos.

Afortunadamente, el mercado ofrece soluciones que contribuyen a reducir el nivel de ruido en las viviendas, aunque ninguno es tan eficaz como disponer de viviendas sin ruidos, construidas íntegramente con aislantes acústicos de calidad.

La calidad de una vivienda no se aprecia solo en sus materiales exteriores sino en lo que no se ve. En este sentido juega un papel muy importante el aislamiento acústico. Aunque el 70% de las personas se plantea insonorizar su hogar, la inversión para mejorar el aislamiento de una vivienda ya construida puede ser elevada. Por tanto, lo mejor es comprar viviendas sin ruido, correctamente aisladas.

Uno de los elementos que más contribuye a mejorar el confort y el bienestar en el hogar son las ventanas. Las ventanas son el elemento de la vivienda por donde entra el ruido del exterior. Unas ventanas de calidad deben cumplir con el nivel de aislamiento requerido.

Cómo debe ser una ventana en una vivienda sin ruidos

Estos son los factores que influyen en la calidad de una ventana.

  • Forma de apertura. El sistema abatible u oscilobatiente aísla del ruido mucho mejor que las correderas. Las ventanas abatibles tienen un cierre de doble junta que impide que se filtren las ondas sonoras.
  • Tipo de perfil. Las ondas sonoras se transmiten por el aire. Para que una ventana ofrezca un buen nivel de aislamiento acústico debe ser impermeable al aire, lo que depende de la calidad de sus perfiles y de su correcto sellado.
  • Grosor del vidrio. El espesor del vidrio influye notablemente en el aislamiento. Los vidrios dobles con cámara de aire ofrecen excelentes cualidades térmicas y acústicas siempre que, al menos uno, tenga un espesor mínimo de 6 mm.
  • Las persianas. Una mala instalación de las persianas suele ser una fuente de problemas de aislamiento, ya que el aire y el ruido se filtran por el cajón.

La ventaja de la autoconstrucción es que puedes elegir los mejores materiales aislantes para tu vivienda. El sistema llave en mano de Ecovivienda te permite elegir entre modelos estándar o personalizados de viviendas unifamiliares construidos sobre tres sólidos pilares: el confort, el ahorro y la tranquilidad de un presupuesto cerrado.

Además, nuestra agencia inmobiliaria en Oviedo y Gijón dispone de una gran bolsa de inmuebles nuevos y de segunda mano entre los que encontrar tu casa ideal.

¿Te gusta este artículo?

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkdin
Compartir en Pinterest